lunes, 4 de enero de 2010

Manchas de tinta roja...



¡Bueno días! le decía Aitor a Marieta dándole un beso en la cara.

Marieta estubo casi toda la noche sin dormir sobre las siete de la madrugada se durmió y se levantó a las dos de la tarde,bueno más bien la despertó Aitor,este se encontraba en la cocina haciendo de comer para ambos,nada fuera de lo común,patatas fritas con huevos y bacon.Marieta se levantó de la cama,bostezó estiró los brazos,llevaba puesta una camiseta de Aitor de manga larga,y unos pantalones de chandal,también eran de Aitor,fue hacia su bolso,y cogió el sobre con los billetes de avión para Australia,los dejó encima de la mesa del comedor.

-¿Y esto?-Aitor dejó los platos en la mesa y cogió el sobre.

-No te asustes,que no te voy a decir ,lo siento pero no te quiero , simplemente no creo que sea el momento de ir,Aitor sabes que estoy en una situación complicada,tengo muchas cosas que organizar,organizar mi vida un poco,y después ya se verá,pero ahora mismo no estoy para viajes,espero que lo comprendas.

-Lo entiendo perfectamente,iré hoy a la agencia de viajes y cancelaré los vuelos.

-Lo siento cariño-le dijo ella agarrándole la mano.

-No te preocupes,es cierto que no es el mejor momento.

Ambos se abrazaron,Marieta le miró a los ojos,tenía unos ojos de color miel que brillaban,sus labios eran rosas,muy rosas,y carnosos,tenía la piel tersa y morena,su pelo era rizado,tenía una coleta,siempre la llevaba,sus brazos estaban marcados,fibrosos,tenía un tatuaje de una sirena en uno de sus brazos,a Marieta le encantaba,Aitor la besó en la frente,después esta le devolvió el beso,Marita le agarró fuerte por la cintura,Aitor se dejó agarrar,la cama les esperaba de nuevo,la comida se quedó en la mesa...

Marieta llegó a la oficina,decidió ir por la tarde,sabía que así no se encontraría a Juanjo,había muchas cosas que arreglar entre ambos,pero no encontraba el momento,prefería esperar un poco,subió a la segunda planta,allí estaba el despacho de su jefe,Marcial le llamaban,tocó a la puerta...

-Hola,siento lo de esto días,es que Juanjo y yo lo hemos dejado y...

-Déjalo no hace falta lo sé todo( le interrumpió ) aunque no veo porque la ausencia de los dos al trabajo, si por cada problema que cada trabajador tiene se cogiera unos días de descanso,esto sería el patio de recreo,supongo que entenderás que te descuente los días que no as venido-le dijo Marcial mirándole con el ceño fruncido.

-Lo siento mucho,tiene toda la razón,pero era una situación muy difícil,vengo a dejar el trabajo Marcial-le dijo Marieta sin más preámbulos.

-¿Cómo, tu también?,que le pasa a todo el mundo en esta oficina que se quiere ir,Marieta,sabéis a la perfección que tu y Juanjo sois un pilar muy importante en la oficina,que tenéis dote empresarial y tardaría años en encontrar dos personas como vosotros,además hay negocios sin cerrar,por favor no me hagáis esto-le suplicaba Marcial ya levantado de la silla,por la desesperación.

-¿Cómo dices?,¿Juanjo también se a ido?.

-Sí,¿acaso no lo sabías?,renunció esta mañana,y no se porque narices lo dejé irse.

Marieta se quedó paralizada,dejó los folletos de su último trabajo encima de la mesa y salió corriendo de la oficina,Marcial se quedó en la puerta del despacho llamando a gritos a Marieta.
La casa estaba entera cerrada,Marieta se quedó en la puerta,por un instante empezó a recordar todos aquellos momentos que había pasado junto a Juanjo,su primera cita en el cine,aquella excursión al zoo,donde Juanjo casi se cae al lago,las fotografías que a Juanjo le encataba echar,todos esos momentos que lo hacían tan sumamente especial.Esa casa se la compraron entre los dos con muchísima ilusión,soñaban con casarse y tener hijos,lo típico de una pareja,pero todo se desvaneció en muy poco tiempo,todos aquellos sueños Marieta hizo que se anularan por completo.Se secó una lágrima que le caía por la cara y cogió su llave del bolso,subió los cuatro escalones que había y abrió la puerta de su casa.Al entrar dejó su chaquetón en el perchero y se dispuso a buscar a Juanjo,este estaba en el salón leyendo el periódico.

-Hola-le dijo Marita,dejando las llaves sobre la mesa.

-Hola,supongo que vendrás a por tus cosas.

-Sí, vengo a llevarme algunas cosas,las demás ya iré viniendo poco a poco a por ellas si no te importa-le dijo Marieta con la voz un poco ronca,se resfrió un poco la noche anterior.

-¿Cómo estas?-le preguntó ella.

-Pues como quieres que esté Marieta-se hizo el silencio.

-Bueno yo voy a subir a por mis cosas,ahora bajo, no voy a tardar.

-No importa tomate el tiempo que quieras,al fin y al cabo esta es tu casa.

Marieta subió a la planta de arriba,su cuarto estaba igual que el primer día,la cama sin hacer,la maleta de Juanjo estaba abierta con la ropa amontonada.Cogió un poco de ropa y la metió en su maleta,unos libros y alguna que otra cosa más sin importancia.

-Bueno creo que ya tengo lo suficiente-le dijo Marieta.

-Vale,antes de que te vayas quisiera decirte que tenemos que hablar para vender esta casa,está a nombre de los dos, y hay que hacer partición de bienes,ya te dirá mi abogado lo que sea en cuanto lo sepa.

-Está bien-decía Marieta con mal semblante-por cierto,esta tarde e ido a la oficina y Marcial me ha dicho que tu también as dejado el trabajo ¿porqué?,estabas consiguiendo todo lo que querías.

-Sí pero en cierto modo lo que conseguía era porque te tenía cerca,porque tenía un objetivo una finalidad,que tu te sintieras orgulloso de mí,pero bah son pamplinas ,ahora nada de eso sirve de nada-le dijo Aitor dándole la espalda.

-Si que sirve Juanjo,era tu trabajo,te sentías bien,eres uno de los mejores,y si que me siento orgullosa,siento no haberte reconocido eso.

-Estabas ocupada en otras cosas supongo-se hizo otra vez el silencio.
-Bueno...yo me marcho,cualquier cosa me llamas a mi móvil,o al teléfono de mi madre-le dijo con la cabeza a gachas.

Marieta cogió la maleta y salió de la casa,estaba cruzando la carreta cuando Juanjo salió gritando por la puerta.

Marieta el chaquetón,te lo dejas aquí!-gritaba.

Marieta se asustó un poco por el chillido,no le escuchó muy bien y giró la cara hacía el, en ese momento unos faros de un coche se le echaron encima....

By_Karacola

8 comentarios:

  1. vaya... qué contrariedad! un accidente! como peatón, ya he tenido dos, aunque leves, menos mal, porque el susto te lo llevas igual! un biquiño!!

    ResponderEliminar
  2. Buf! que final más abierto...
    espero que no le pase nada a Marieta.
    1 besooo ;]

    ResponderEliminar
  3. Esto tiene pinta de terminar trahicamente :'(
    Escribis re bien, me encanta :D

    ResponderEliminar
  4. Increiblemente tejido y fantástico final con todo en el aire
    O.o jajajaja me estás pagando con mi misma moneda...
    yo también tengo una web de relatos
    www.plumasdefuego.blogspot.com por si lo quieres leer...
    y el blog en el que suelo escribir casi todos los días es www.melees.blogspot.com.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ayyyyy nena eso no me lo esperaba esto pinta genial...yo al final quité la historia porque me da cosa,ya sabes lo que te dije ayee....un besooo

    ResponderEliminar
  6. holaa..... me gustó mucho tu cuentoo... como lo llevaste poco a poco hasta el "final" me gustaria que vieras los cuentos de mi blog te pueden gustar ... desde ahora te sigo y nos seguimos leyendo

    http://reynoso-encuentros.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Emocionante! :) no he podido dejar de leer hasta el final! además, me he pillado algo de musica de tu iPod ;)
    pásate cuando quieras :)

    ResponderEliminar